Raiz vazqueña: El primer ganadero de este apellido fue Gregorio Vázquez que hacia 1755 reúne reses en su mayoría Ulloa, algunas de Cabrera y Juan José Bequer. En 1778 hereda  su hijo Vicente José Vázquez la ganadería, considerándose como fundador de la raza vazqueña, la cual es un mestizaje de diversas estirpes, una de ellas la vistahermosa (agrega vacas condesas prevaleciéndose de su condición de diezmero en 1790).

Dicen que fue el ganadero con mayor cantidad de reses bravas, unas ocho mil vacas de vientre y unos dos mil toros ( posiblemente exagerado).

A su muerte en 1830 sin descendencia, se vendió la porción mas importante al rey Fernando VII ( más de 700 cabezas), que son lidiadas a nombre de Real Vacada, y dirigida la ganadería por el mayoral utrerano Sebastián Minguez, el cual las traslada desde las fincas andaluzas de Casaluenga y casanieves a las castellanas de Dehesa Nueva del Rey y otras del término de Aranjuez y Monte de El Pardo. Posteriormente estas reses fueron cruzadas con otras de raza jijona de las ganaderías de Gaviria y Julián de Fuentes, incrementando la amalgama de sangres. Al fallecer en 1833 el rey, la reina gobernadora  vende la ganadería en 1835 a los Duques de Osuna y Veragua, quedando en 1849 como único propietario el Duque de Veragua al separarse la sociedad. Previamente el monarca había regalado a su sobrino el rey Miguel de Portugal medio centenar de vacas y dos sementales.

Además de ésta de Veragua, que es la fundamental de lo típicamente vazqueño, anteriormente, en 1835, habían adquirido importantes porciones de esta vacada fundacional don Francisco Taviel de Andrade y don José María Venjumea.

Durante tres generaciones continuó la ganadería en manos de la ducal familia de Veragua (los Colón de Carbajal , denominados así por ser descendiente del descubridor). Durante los 95 años de pertenencia a la familia Veragua, sólo hicieron un cruce con un semental de Miura, al que  pusieron un reducido número de vacas. Pastando dichas reses en las fincas de El Molinillo, Villapuercas, Sotillo, Los Caños y Navalcaire, en Madrid y Toledo.

En 1927 el sagreño Martín Alonso compra la ganadería que de inmediato la transfiere al jerezano don Juan Pedro Domeq y Nuñez de Villavicencio en 1930.

En 1937 adquiere una parte su hijo Juan Pedro Domeq Díez que inmediatamente en 1938 vende la mayor parte de estas vacas a José Enrique Calderón.

Por tanto en 1838 José Enrique Calderón es propietario de una parte pura veragua, . Tras su muerte se hacen 4 lotes, pasando en 1949 un lote de 60 vacas y dos sementales ( Nevero y Quijato) a Jose Enrique (hijo), el cual vende el lote a Pedro Solís y Laso de la Vega, Duque de Gandía y Osuna).

En 1951 Enrique García compra la ganadería.

En 1973 heredan la mayor parte de la ganadería sus dos hijas que lidian a nombre de Hijas de Enrique García Gonzalez.

En 1993 se funda la ganadería Hernando-Gallego. Asociándose Javier Gallego García (nieto de Enrique García) y Aurelio Hernando Arroyo.  

En el año 2002 se separan fundado Aurelio Hernando Arroyo su propia Ganadería lidiándose a nombre de Aurelio Hernando contando con 60 vacas y un semental n 58 de nombre Chocito